Lexus se vió obligada a paralizar las ventas de su todo terreno GX460 y ofrecer autos de sustitución, más el pago de interéses por los problemas ocasionados.

Lexus GX460 2010
Lexus GX460 2010 - Se paralizan las ventas por problemas mecánicos

Cuando los ejecutivos de Toyota se enteraron este miércoles 7 de abril, que el Informe sobre Consumidores estaba a punto de declarar al nuevo Lexus GX como un vehículo inseguro para manejar, se movieron rápidamente para parar las ventas y evitar el escándalo.

No habían muchas opciones para Lexus, la afirmación de la revista de que el todoterreno implicaba un riesgo fue el último de los comentarios negativos que Toyota enfrentaba, y claramente ponía en peligro su reputación en cuanto a la calidad y seguridad de los modelos de esta marca.

En menos de una semana se envió un pedido de parar las ventas y así Toyota rápidamente aplacó la preocupación de los propietarios de los vehículos con ofertas de autos de sustitución, como así también se ofreció el pago de los costos de los vehículos no vendidos Lexus GX 460s que permanecieran en los concesionarios.

Lógicamente, los concesionarios han afirmado la semana pasada que la respuesta dada por los japoneses ha aliviado la preocupación de la mayoría de los clientes. Algunos, inclusive, han informado que hubo interesados en conocer el nuevo modelo, a pesar de que en el caso de un concesionario de Chicago los empleados tuvieron que hacer frente a clientes irritados por la seguridad de sus familias.

Los concesionarios se ocuparon de llamar a todas las personas que adquirieron un Lexus GX460 desde que saliera a la venta a fines del año pasado – aproximadamente unas 5.400 unidades en Norteamérica - y ofrecieron la entrega de vehículos de sustitución hasta que Toyota evalúe la situación. Según los concesionarios son pocas las personas que aceptaron el vehículo.

Mientras el GX 460 espera en los concesionarios, Lexus se hará cargo del pago del interés acumulado. El vocero de Lexus, Bill Kwong, dijo que esto podría significar $10 por cada vehículo por día. Lexus se negó a dar mayor información sobre el número de vehículos en stock.

Lexus también se hará cargo del costo de la entrega de vehículos de sustitución

"¿Están realizando un verdadero esfuerzo? Absolutamente, sostuvo Larry Kull, presidente de Burns-Kull Auto Group en Marlton, N.J., que opera con la venta de vehículos Toyota.

El 9 de abril el funcionario de relaciones públicas de Toyota en Nueva York, Wade Hoyt y el personal de Lexus encargado de las reparaciones, realizaron una prueba de tres horas en el establecimiento de Connecticut para Consumer Reports con otro vehículo GX 460. A diferencia de los dos primeros utilizados por la revista en las pruebas anteriores, éste todoterreno presentaba suspensión de aire ¿Podría este detalle marcar la diferencia?

No. Después de que la lluvia obligara a suspender la prueba a realizarse el día viernes, la revista se encontró con el mismo problema con el tercer vehículo el lunes 12 de abril,“hubo un deslizamiento de la parte trasera del vehículo que casi gira al vehículo de lado”.

Ese mismo día, los ejecutivos de Toyota consideraban enviar una nota ordenando el cese de las ventas del vehículo. Les dijeron a sus propios ingenieros que intentaran replicar los resultados arrojados por la revista. El día martes, horas después de que la revista publicara la advertencia acerca del GX 460, Toyota envió a todos los concesionarios una notificación ordenando parar las ventas del vehículo.

El día viernes 16 de abril, Toyota frenó la producción del modelo GX 460 en la planta central de Tahara en Japón hasta el día 28 de abril".

Ken Meade, propietario de dos concesionarios de Lexus en Detroit, ha vendido 30 modelos GX460. “Sólo 5 personas solicitaron un vehículo de sustitución”- expresó Meade- “ el resto no se mostró preocupado”.

Mike McGrath vendió 60 modelos GX 460 en sus dos locales en el centro de Chicago. Y desde el último viernes sólo 8 personas pidieron un vehículo de sustitución, informó Mc Garth. "Inclusive algunas personas se mostraron preocupadas por nosotros, preguntándose ¿Qué es lo que viene ahora?”-dijo McGarth. “Por otro lado están las personas que sí muestran preocupación por la seguridad de sus familias.”

A pesar de todo, la mayoría de las consultas han sido pacíficas, la mayoría de los propietarios de los GX 460 han manifestado confianza en que Lexus sabrá resolver el problema, según lo informado por algunos concesionarios. A pesar de la orden de cesar las ventas, nuevos clientes se han mostrado interesados, de acuerdo a uno de los concesionarios. Desde que esta situación saliera a la luz, en dos concesionarios Lexus en el centro de Atlanta, tres personas han depositado un adelanto por la compra de vehículos en stock, sostuvo Bill Waibel, gerente general de Nalley Lexus.

Un vendedor de auto de Nueva Jersey afirmó que Toyota está siendo víctima de un escrutinio injusto y agregó: “¿Acaso el resto de la industria está siendo medida con la misma vara que Toyota? Yo diría rotundamente que no.

Agregar comentario