El retiro de 25 mil vehículos Caliber y Compass preocupa a los usuarios en Estados Unidos, pues el desperfecto es por una aceleración no intencionada y ya tiene cinco quejad formales.

El Grupo Chrysler ha retirado más de 25.000 vehículos Dodge Caliber y Jeep Compass por sufrir muy posiblemente un desperfecto en el pedal del acelerador, el cual se queda atascado y provoca una aceleración no intencionada. El retiro de los vehículos se ha producido una semana después de haber comenzado una investigación por los reguladores de seguridad en Estados Unidos, debido a un potencial desperfecto de los vehículos tras cinco reclamos de consumidores.

Luego de haber conversado y estudiado el tema, Chrysler ha entregado una respuesta preocupante, muy posiblemente los modelos Caliber y Compass fabricados en marzo y mayo del año 2006, pueden haber sido equipados con pedales de aceleración defectuosos.

El mismo distribuidor que proveyó de los pedales a Toyota, CTS Corp., está involucrado en la distribución de pedales a Chrysler, razón por la cual es bastante probable que el desperfecto sea efectivo. A su favor, Chrysler ha dicho que el diseño de los aceleradores en los vehículos posiblemente afectados con una aceleración no intencionada, es absolutamente distinto del diseño y elaboración que aquellos que presentaron problemas en el caso de Toyota.

Respecto de los modelos Chrysler afectados, la empresa ha señalado que aun cuando esto sea efectivo, el sistema de seguridad de frenado en sus vehículos actúa por encima del sistema de aceleración y poder del motor, por lo que siempre va a poder controlarse el auto en caso de algún accidente o aceleración no intencionada.

Agregar comentario