Chrysler informó que el retiro de sus modelos será de tipo preventivo y en caso de haber desperfectos, éstos serían reparados sin costo alguno para el usuario

Jeep Wrangler
Jeep Wrangler

Chrysler Group LLC estuvo obligado a retirar del mercado un total de 575.000 vehículos Jeep y otros Chrysler y Dodge versiones Minivans por un problema que aparentemente está relacionado con el pedal del freno y su diagrama de funcionamiento.

Los Jeep Wranglers recogidos fueron 288.968 con fabricación desde el 2001 al 2010, pues éstos presentaban un desperfecto en el nivel de los frenos que causaba la filtración del líquido de freno y hacía imposible la detención, todo ello por un problema en las líneas de funcionamiento del freno del vehículo, según lo informó la NHTSA el 7 de Junio del presente año.

Aunque no existen indicios de haberse generado accidentes en los modelos afectados, la empres de mutuo propio ha decidido comenzar con las reparaciones de todas estas versiones a contar de este mes, según le informó en un carta enviada el 1 de Junio a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carretera. Los dueños de alguno de los carros con posibles problemas, pueden llamar directamente a Chrysler al número 1-800-853-14903 o ir al sitio web de la NHTSA.

La definición oficial del problema es que los modelos afectados tienen una fuga del líquido de freno, la que hace plausible la pérdida de potencia de la detención y genera un grave riesgo de accidente.

Esta situación no es la primera vez que ocurre, ya en los modelos 2008 Wrangler se vivió algo muy similar y fue solucionado sin problemas. El retiro de los modelos por parte del fabricante tiene como objeto el identificar cualquier problema en los niveles del circuito de frenado y las líneas que transportan el líquido de freno, las que en caso de estar dañadas serán reparadas de forma completamente gratuita por la empresa, según lo ha declarado el portavoz de Chrysler Nick Cappa.

Sólo la semana pasada, Chrysler retiró 35.000 modelos Dodge y Jeep por problemas en el pedal del acelerador, el que se quedaba atascado y provocaba una aceleración involuntaria, hoy la NHTSA comienza una investigación a Ford por un problema similar en sus vehículos.

Agregar comentario