El Chevrolet Spark 2013 no es un compacto convencional, pues entrega una espacio interior más que interesante y entrega una aceleración urbana aceptable.

Chevrolet Spark 2013
Chevrolet Spark 2013

Con la llegada del Chevrolet Spark 2013 hemos llegado a un punto de no retorno, uno donde parece que los vehículos compactos (pequeños) no volverán a ser lo mismo que antes. Esta entrega diminuta de Chevrolet, al estilo coreano, nos demuestra que los tiempos han cambiado con sus 144.7 pulgadas de largo, apenas 2 pulgadas más pequeño que el Mini Cooper.

Lo más sorprendente del Spark 2013 es que a nivel de espacio interior hay novedades gracias al perfil vertical con que fue diseñado el modelo. Para los conductores altos será un alivio saber podrán manejar cómodos y aun así entregar una distancia decente para el pasajero que se sienta tras él. Si replegamos el asiento trasero el Spark obtiene mágicamente 31 pies cúbicos para el transporte de mercadería o cosas, por lo que no hay que perder de vista ese detalle.

Chevrolet Spark 2013

El Spark 2013 cuenta con 84 caballos de fuerza y 83 libras de torque gracias al motor de 1.2 litros y cuatro cilindros con el que cuenta. Con un peso general de 2.350 libras, podemos decir que en primera se mueve con bastante agilidad, más de lo que esperábamos, aunque no como para arriesgarse a algo más que un desplazamiento urbano.

Afortunadamente el Chevrolet Spark 2013 no adolece de los vicios que otros compactos del mercado, por lo que encontramos balance y conveniencia en su eventual compra si nuestro presupuesto no es demasiado elevado, ni nuestros requerimientos. Con un precio inicial de $12,995, el Spark 2013 se siente como si fuera un modelo mucho mejor trabajado.

Chevrolet Spark 2013

Parte de los detalles que marcan la diferencia son los excelentes relieves que se han aplicado a su carrocería, las molduras del salpicadero y el increíble espacio interior que se ha obtenido, sin mencionar que para ellas hay un modelo estilo “Hello Kittty” con un rosa eléctrico bien terminado.

Agregar comentario