Manejar en invierno

La temperatura durante la temporada de invierno tiende a ser bastante dura en algunos lugares del hemisferio, trayendo como consecuencia un mayor número de accidentes. Si usted vive en áreas proclives a mayor nieve, hielo, lluvia o neblina, es conveniente que tenga en consideración los siguientes consejos para manejar con cuidado y mantener su auto en las mejores condiciones durante el invierno:

Sea proactivo, no reactivo con su vehículo

El invierno tiende a incrementar problemas en los autos como dificultades en el arranque, enfriamiento de las mangueras de limpieza de parabrisas, llantas resbaladizas, entre otros. Asegúrese que su vehículo se encuentre en buenas condiciones mecánicas y que haya pasado revisión técnica antes del inicio de la temporada. No espere hasta el último minuto para reparar su auto.

Una de las primeras cosas a revisar es el motor. El motor no deberá contar con filtraciones, rajaduras de algún tipo, o falta de aceitado adecuado. El aceite debe ser cambiado regularmente, asegurándose que los meses de invierno estén debidamente cubiertos. Utilice el peso específico y grado de aceite recomendado por el fabricante. Proceda de igual forma con los filtros y demás lubricantes necesarios para el óptimo funcionamiento del motor.

No se alarme si algunas luces en el tablero muestran que existen problemas con el motor, en algunos casos se debe a una falla de los sensores debido a altas temperaturas. Lo más adecuado es la inspección por cuenta de su mecánico o fabricante del vehículo.

El sistema de refrigeración también deberá ser cuidadosamente chequeado. El refrigerante debe ser cambiado de acuerdo al programa de mantenimiento del fabricante, para mayor preservación del motor.

Asegúrese de comprobar que la calefacción y el sistema de descongelación funcionan correctamente.
Un vehículo sin un sistema de calefacción adecuado no solo causara problemas serios de enfriamiento para el conductor y los pasajeros, sino que en caso que se quede a la deriva, no le permitirá usar el auto como albergue hasta que llegue auxilio.

Este preparado para manejar en el invierno

El estar preparado para emergencias durante el invierno implica que usted cuente con las herramientas y provisiones adecuadas en su vehículo en todo momento. El lugar más adecuado donde mantener sus herramientas es la maletera. Algunas herramientas deberán ser colocadas dentro de cajas o bolsas insuladas para evitar el congelamiento o la falta de buen funcionamiento. Dentro de las herramientas necesarias que debe portar en todo momento se encuentran:

  • Una llanta de repuesto inflada dentro de los límites recomendados por el fabricante de autos
  • Removedor manual de hielo y líquido para remover hielo de las ventanas, puertas y faros
  • Líquido descongelador de hielo para el limpiado del parabrisas
  • Una linterna con un juego de baterías extra
  • Una bolsa de dormir o frazada que le garantice un nivel de temperatura adecuado para su cuerpo
  • Un juego de ropa extra, incluyendo ropa interior y calzado
  • Agua potable
  • Snacks y bocadillos ligeros, no perecederos, fáciles de digerir
  • Una caja de fósforos en caso de necesitar una fogata o para armar una señal de emergencia bajo condiciones de visibilidad desfavorables
  • Cargador de celular
  • Una radio portátil con baterías

Maneje a la defensiva

Asuma una postura defensiva de manejo durante las arduas condiciones en el invierno. En algunas áreas, urbanas y rurales, la presencia de animales salvajes como los venados, zorrillos, mapaches y otros, se hace muy frecuente en las pistas, por lo que evitar colisionar con ellos es lo más aconsejable.

Evite también los espacios con hielo negro ya que las llantas del auto podrían patinar, causando una pérdida de la dirección. Igualmente, manténgase alejado de zonas de manejo cubiertas por nieve, ya que es difícil saber qué es lo que existe debajo de ella.

Si por alguna circunstancia su auto se queda atascado en la nieve, no haga girar sus llantas incansablemente ya que podría hacer que se recalienten y dañen, a la par de socavar un hoyo más profundo. Lo recomendable en situaciones como estas es usar arena, grava, madera de construcción de asfalto, o cualquier otro ítem de tipo arenoso o rocoso que le permita tener tracción en el manejo.

Reduzca la velocidad de manejo e incremente la distancia a cubrir durante la temporada de invierno. Conozca rutas alternativas que suelen ser menos afectadas por el temporal.

Recuerde que las llantas tienden a perder agarre por lo que es conveniente chequear el caucho y la presión semanalmente. La presión de las llantas, expresado en PSI (Pounds Square Inch o libras por pulgada cuadrada), puede bajar una libra (one pound) por cada 10 grados que baje la temperatura. Por ello, es también recomendable usar llantas de invierno, las cuales son diseñadas para pistas resbaladizas que requieren de mayor agarre y tracción.

Si su viaje es frecuente por la misma vía, observe puntos de auxilio para vehículos, como casetas telefónicas o líneas de emergencia para viajeros.

Cuente con un seguro de auto en buen estado

En la mayoría de países es obligatorio portar un seguro de auto que cubra los daños ocasionados durante un accidente. Dependiendo del tipo de cobertura con que cuente, su vehículo y sus pasajeros estarán cubiertos hasta un cierto monto y prestaciones. Existen pólizas de seguro que brindan servicios de auxilio en casos de accidente. Esto último es de suma importancia si usted reside en una zona donde frecuentemente nieva y existen accidentes de tránsito debido a malas condiciones del tiempo. Averigüe con su compañía de seguros sobre la cobertura de asistencia en la ruta que ofrecen, cuales son los términos, y si existen pagos adicionales que tendría que hacer en caso de remolcar su vehículo al destino más cercano. También tenga a la mano el número de empresas de grúas de remolque en caso de fallar su motor.

Si usted toma en consideración estos consejos, podría evitar accidentes y gastos innecesarios de emergencia durante la temporada de invierno.

Agregar comentario