Son muchas las ciudades que sufren de precipitaciones como la lluvia, es inevitable tener problemas con la inclemencia del clima, el tráfico aumenta, la visibilidad se aminora, las pistas son más resbaladizas y conducir se torna más complicado y peligroso. Tome atención en los siguientes consejos para manejar bajo la lluvia.

1

Mantener más distancia

En la lluvia la visión se reduce bastante lo que hace que los reflejos sean más lentos y la respuesta del auto también, es por eso que es crucial mantener una mayor distancia al conducir, el frenado en estas condiciones suele ser intensificarse hasta en 3 veces. Por ejemplo recorriendo a 120 km/h , el frenado llega hasta 60 metros, mientras que se maneja a 50 km/h el frenado llega a los 30 metros. Teniendo en cuenta que mientras más pesado el coche el frenado es más largo.

2

Buenos neumáticos

Los neumáticos son el nexo entre el automóvil y la carretera, es por eso que en estos casos es una de las partes fundamentales del auto. Deben tener un profundidad de 1,6 mm de la banda de rodadura. Es importante que los 4 neumáticos estén a punto y óptimos, si este no es le caso, los dos mejores deben colocarse en el eje trasero para más agarre. Hoy en día existen neumáticos especiales para la lluvia y el invierno, tienen mayor adherencia y sus surcos son más anchos.

3

Una mayor visibilidad

Ya mencionamos que la lluvia reduce dramáticamente la visibilidad, lo que nos obliga a tener el doble de precauciones. Aquí la sluces juegan un papel importante, ya que con ellas puedes ver y te pueden ver. Las luces de cruces, las de los frenos y las luces antinieblas se convierten en nuestros aliados. Mención aparte recibe los limpiaparabrisas, los que deben funcionar correctamente y deben estar en constante revisión, deben probarse antes en estos casos.

4

Evitar el aquaplaning

Quizás no esté familiarizado con este término, el aquaplaning se refiere a la pérdida de contacto entre neumático y el asfalto, lo que a su vez puede ocasionar un peligroso desliz del cocho, o lo que es peor, la pérdida de control. Para evitar es un fundamental tener los neumáticos en buen estado, tomar el volante con fuerza y seguridad sin pisar el freno, y evitar lugares con mucha acumulación de agua.

5

Cuidado con las curvas

Está demás decir que manejar bajo la lluvia es peligroso y se necesita toda la atención posible, anticipar las curvas y abordarlas correctamente pueden marcar bastante la diferencia. Si no se conoce la carretera mejor abstenerse a abordarla por primera vez en lluvia.

En síntesis si puede evitar manejar en lluvia, hágalo.

Agregar comentario