Consejos de reparación y mantenimiento de su vehículo

(NU) El poder del dólar no se extiende tan lejos como antes. Y ha llevado a algunos conductores a reducir el mantenimiento o postergar la necesaria reparación de sus vehículos debido a los ajustados presupuestos, especialmente si el vehículo sigue siendo manejable. Sin embargo, el retraso de ciertas reparaciones puede ser un juego peligroso para los automovilistas.

La AAA le recuerda a los automovilistas que ignorar el mantenimiento de su vehículo puede ponerlos en peligro a ellos, sus pasajeros y a otros en la carretera.

De seguimiento a estas áreas para una conducción más segura y un aumento de la fiabilidad del vehículo:

1. Lleve un control de la tracción

Las llantas desgastadas con menos dibujo de banda de rodadura son mucho más propensas a patinar sobre el pavimento mojado o perder tracción en la nieve, resultando en una pérdida de potencia de frenado y control de la dirección -dos de las situaciones más peligrosas en las que los conductores pueden encontrarse a sí mismos-. Inserte veinticinco centavos de dólar en un ranura de los neumáticos. Si puede ver encima de la cabeza de Washington, compre neumáticos nuevos.

2. No suspenda el necesario trabajo de suspensión

El descuido del mantenimiento de los componentes debajo del automóvil -especialmente puntales y amortiguadores que se desgastan mientras más kilómetros son manejados- puede hacer que los conductores pierdan el control en giros repentinos o altas velocidades.

3. Ponga un alto al mal funcionamiento de los frenos

El líquido de frenos viejo o los bajos niveles de líquido pueden dar lugar a un debilitamiento de los frenos. El líquido contaminado por humedad también aumenta la corrosión en el sistema de frenos hidráulicos, que pueden incluir componentes de un sistema de frenos antibloqueo electrónico (ABS). Inspeccionar el nivel de líquido de frenos en cada cambio de aceite. Si el nivel ha bajado de la marca del nivel "bajo" en el depósito de fluido, por lo general, indica un desgaste de los frenos principales o una fuga en alguna parte del sistema. Ver a un profesional no puede esperar. La mayoría de los fabricantes de vehículos recomiendan sustituir el líquido de frenos cada dos años para eliminar la humedad y los contaminantes del sistema. Revise el manual del propietario del vehículo para recomendaciones específicas.

4. No deje fuera de la rutina de mantenimiento el chequeo de los líquidos

La fuga de líquido significa que su vehículo necesita mantenimiento. Aceite, líquido de dirección asistida, líquido de transmisión y líquido de frenos son inflamables y pueden estallar en llamas cuando se unen a un motor caliente o un componente de escape. Las pérdidas de líquido son la causa número uno de los incendios de vehículos.
Técnicos certificados en los talleres de reparación de automóviles aprobados por AAA pueden ayudar a los automovilistas con la suficiente confianza en las reparaciones y seguridad de los vehículos. Los talleres pueden ser identificados por el signo Aprobado de Reparación de Automóviles (AAA), o por la búsqueda en línea en AAA.com/Repair.

Agregar comentario