Bujías
Bujías

Existen muchos mitos y leyendas urbanas generadas en torno a la utilización de las bujías con cuatro electrodos, estos se originan en la creencia que este tipo de bujía contribuye al logro de la generación de mayor potencia en el motor del vehículo.

Mito 1: Son de uso exclusivo para vehículos con sistema encendido electrónico de alta potencia o por lo menos, con un sistema de encendido asistido.

En referencia al enunciado anterior, hay que ha aclarar que los materiales utilizados en ambos tipos de bujías son análogos entre sí, esto trae como resultado que el encendido en sí mismo no registra diferencia sustantiva entre uno y otro tipo de bujía, por lo que resulta que no es necesario contar con un sistema de encendido asistido o un sistema de encendido electrónico y que basta con emplear el sistema de encendido convencional para obtener el máximo beneficio de las bujías con 4 electrodos.

Mito 2: Las bujías de 4 con electrodos proporcionan cuatro en vez de una sola chispa en el momento de su encendido.

Las bujías, ya sea cuenten con uno o cuatro electrodos, proporcionarán siempre una y solamente una chispa en el momento del encendido. Para entender este concepto es necesario recordar que la electricidad siempre fluye por el camino de menor resistencia, por lo tanto, no podrá fluir por los 4 electrodos en el mismo momento.

Mito 3: Al brindarnos 4 chispas en el momento del encendido, se logra obtener mayor potencia del motor.

Esta creencia se desprende del error anterior. En relación a esta suposición debemos explicar que, aun si la bujía fuese capaz de brindarnos 100 chispas en cada encendido, la potencia que nos brindará el motor será siempre la misma, toda vez que ésta no depende del número de chispas por ciclo de encendido, sino más bien de los niveles de compresión que sean capaces de alcanzar los gases en el interior de la cámara de combustión, así como también del octanaje del combustible utilizado.

Mito 4: Al producirse mayor fuerza en el motor, es necesario cambiar la bobina de encendido por otra de mayor potencia.

Como explicamos en el punto precedente, las bujías no proporcionan incremento de potencia alguno al motor, por tanto, no se requiere cambiar la bobina del encendido.

Mito 5: Al cambiar la bobina del encendido por una de mayor potencia, es imprescindible cambiar los cables de las bujías.

Esta afirmación es completamente cierta, pero debemos recordar que, por el simple hecho de utilizar bujías de 4 electrodos no hemos debido migrar hacia una bobina de mayor potencia, por lo que no hay razón para cambiar los mencionados cables.

Conclusiones

Las ventajas que ofrecen las bujías de 4 electrodos radican en que, basándonos en el principio que dice la electricidad siempre fluye por el camino de menor resistencia, siempre obtendremos la mejor chispa de encendido que sea capaz de entregar la bujía en cualquiera de sus electrodos, logrando con esto un motor con encendido más parejo.

La vida útil de las bujías de 4 electrodos se encuentra en la proporción de 4:1 en relación a las bujías ordinarias.

Siendo que, en promedio, estas bujías cuestan el doble y duran 4 veces más que las de uso común, tenemos como resultado que, al final de su vida útil, habremos obtenido un ahorro de 50% en relación al costo de las bujías ordinarias, sin contar los beneficios de un encendido más parejo y el consecuente - aunque pequeño - ahorro de combustible.

Cabe señalar que las explicaciones precedentes obedecen a motores convencionales. En el caso de motores que son preparados para competir, se hace conveniente realizar el cambio de la bobina de encendido por una de mayor potencia, toda vez que debido al elevado número de R.P.M. que habrán de alcanzar, es necesario dotar al motor con chispas de mayor potencia debido a que el tiempo que tiene la bobina para generar los pulsos se hace menor.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Promedio: 3.8 (37 votos)