Las técnicas de ahorro de combustibles dependen del tipo de mantenimiento de un vehículo, la conducción del mismo y algunas otras variables.

Mercedes Benz SLR McLAren
Técnicas de ahorro de combustible

El consumo de combustible promedio que todo vehículo presenta de acuerdo a los datos entregados por el fabricante, dependen del tipo de conducción, el mantenimiento y una serie de otras variables que los conductores deben conocer para así ahorrar la mayor cantidad de combustible posible. Ya sea que se vaya a transitar por carretera o por calles urbanas, dependerá de cada conductor conseguir el mejor rendimiento del carro antes de tener que repostar.

Parte de las estrategias de ahorro de combustible dependen de los tipos de uso que se le de a los vehículos, el mantenimiento y variables como el tipo de llantas que se utilizan o el de neumáticos.

Aprender a usar correctamente el vehículo

  1. Cuando se vaya a emprender un viaje, se deben planificar con anticipación las rutas de desplazamiento para así evitar las congestiones posibles y ahorrar utilización de combustible.
  2. Comúnmente el uso de combustible se incrementa cuando el vehículo debe transportar una cantidad de peso más allá de la habitual, por ello es preciso evitar sobrecargas innecesarias, de lo contrario el aumento podría ir entre un 2% y un 35% más de lo estrictamente necesario.
  3. Se debe evitar utilizar el aire acondicionado, pues cuando se hace uso de éste el consumo de combustible aumenta en un 20%.
  4. Cuando se transite en carretera, una de las formas de ahorrar combustible más prácticas es transitar con las ventanas cerradas, ya que la aerodinámica de cada vehículo está diseñada para cortar el aire y disminuir el nivel de resistencia del mismo, de otra forma el consumo de combustible aumenta al aumentar la resistencia.
  5. Es necesario que se utilice el tipo de combustible indicado por el fabricante, idealmente el que posee el menor octanaje. En este mismo sentido, es aconsejable cargar combustible en las mañanas, pues a falta de calor, la gasolina no se evapora y se podrá cargar con el mismo dinero más de lo que se cargaría en otro momento del día.
  6. Cualquier problema con los neumáticos del automóvil, incrementa el uso de combustible, por ello es menester del conductor revisar periódicamente el estado de los mismos.
  7. Cuando se realizan trayectos cortos, la proporción entre la utilización de combustible y la distancia de desplazamiento del vehículo es poco conveniente, por ello se aconseja utilizar en esos casos el transporte público.
  8. El nivel de presión que tienen los neumáticos es otro de los aspectos que debe mantenerse siempre bajo revisión, ya que se sabe que por cada 0.3 libras menos que tengan los neumáticos, el consumo de combustible aumenta en un 3%.
  9. Cuando se utilizan tipos de aceite incorrectos en el motor, los filtros no funcionan como deben o las bujías se encuentran en mal estado, el consumo de combustible aumenta innecesariamente, por ello se necesita mantener una constante revisión y mantenimiento de éstos.
  10. El nivel de revolución del motor debe ser parejo, pues aquellos vehículos que presentan niveles exagerados aún estando en ralentí, tienen un uso de combustible excesivo.
  11. Tipo de conducción

  12. Es conveniente iniciar el encendido del automóvil sin acelerarlo, y comenzar con la primera marcha cuanto antes, de esta forma se ahorra una cantidad importante de combustible al mediano plazo.
  13. La optimización de cada una de las marchas (cambios) del vehículo es esencial para la administración del combustible, por ello se aconseja aprovechar las marchas el máximo posible, cambiando recién cuando se llegue a las 2.500 revoluciones por minuto en motores a gasolina y en versiones diesel cuando se llegue a 1.500 revoluciones por minuto.
  14. Cuando se debe acelerar en un vehículo, el cambio de marcha debe ser lo más largo posible, así como también la disminución de las mismas, debido a que al revolucionar en exceso el motor y cambiar las marchas constantemente, el consumo sube de forma importante.
  15. Mientras se está circulando en carretera o en la ciudad, deben evitarse las aceleraciones o desaceleraciones bruscas, pues el vehículo al ser sometido a este tipo de conducción consume más combustible del que debería.
  16. Es aconsejable evitar una conducción en alta velocidad, pues está comprobado que por cada 20% de aumento en la velocidad, el consumo del combustible sube en un 44% aproximadamente.

Agregar comentario