Consejos prácticos para proteger tu auto del sol

Poco a poco la frescura de la primavera se va alejando de nosotros para dar paso a un agobiante verano más. Contrariamente a lo que solemos pensar, el intenso calor veraniego, no solo afecta a los seres vivos, sino que también es capaz de dañar aquellos objetos que poseemos en gran estima, como el automóvil que nos costó mucho sacrificio adquirir. En tal sentido, nunca está demás tener a la mano algunos consejos prácticos que puedan orientarnos a la hora de proteger a nuestros engreídos del fuerte sol que se avecina.

1 Evita el sol

Es difícil, por no decir casi imposible, hallar un lugar de estacionamiento libre con las condiciones deseadas. En las grandes urbes, sobre todo, el estacionar es un acto de emergencia más que un lujo. No interesa cómo ni dónde, solo encontrar un lugar libre. Y en este acto casi instintivo, dejamos de considerar la seguridad de nuestros vehículos dejándolos expuestos a las inclemencias del tiempo y a las maniobras de los amigos de lo ajeno. Una recomendación importante: si por algún motivo no encuentras un lugar a la sombra en las calles, opta por pagar un estacionamiento privado. Gastarás unas monedas más, pero recuerda que, a la larga, la inseguridad puede salir más cara.

2 Sombra pasajera

Si por esas escasas bendiciones del destino, consiguieras un lugar cubierto por sombra, recuerda que esta solo es pasajera y que depende de los movimientos del sol. Por ello siempre calcula más o menos el tiempo que tardarás antes de rescatar tu vehículo. Si lo dejaste bajo un árbol recuerda que en él anidan aves a quienes poco les interesa la integridad de tu vehículo cuando de hacer sus necesidades se trata.

3 Resguarda el interior

Al dejar el vehículo a la intemperie, siempre será de utilidad colocar un parasol en el parabrisas, pues el material del que está elaborado hace que los rayos del sol reboten, conservando el interior del carro una temperatura tolerable.

4 Cuida el timón

Protege el timón de las altas temperaturas del sol. En el mercado existen protectores diseñados para este fin. Ello evitará que esta parte importante del vehículo se asemeje a una sartén caliente al momento de tocarlo. Si por algún motivo no pudiste protegerlo del calor, es recomendable que abras las ventanas y lo dejes enfriar durante algunos minutos antes de ponerte en marcha. Esto como una medida de seguridad.

5 Lava el vehículo frecuentemente

No lo hagas bajo los rayos del sol, pues estos evaporan el agua más rápidamente, ocasionando manchas sobre la lámina que cubre la carrocería. Se recomienda aplicar de manera regular cera de protección contra los rayos ultravioleta.

6 Cuida el sistema de refrigeración

Asegúrate siempre de que el sistema de refrigeración del automóvil esté en perfecto estado, de lo contrario el excesivo calor hará que el motor se caliente más de lo necesario, aumentando el riesgo de averías.

7 Horno móvil

Si tal vez no tomaste las precauciones debidas y al ingresar a tu auto sientes que se ha convertido en una especie de sauna rodante, entonces no te quedará más remedio que abrir las ventanas o las puertas por un momento hasta que el aire baje la temperatura.

Puntaje: 
Sin votos aún