La corta historia y su trágico final

AVE Mizar: El primer automóvil volador
AVE Mizar: El primer automóvil volador

Uno de los objetos tecnológicos más recurrentes en las películas de ciencia ficción es el automóvil volador, un coche que además de andar en la cuatro ruedas levante vuelo por los aires. Este coche existió y se llamó AVE Mizar, se inventó a principio de los años 70, pero tuvo una corta vida y un trágico final que truncó su producción en masa.

El coche volador AVE Mizar fue inventado por Harry A. Smolinsky y Harold Blake (presidente y vicepresidente de la empresa Advanced Vehicle Engineers). Ambos rondaban las cuatro décadas de edad y encontraron una lamentable muerte justamente en un vuelo de prueba de su automóvil volador. El fatídico accidente aéreo sucedió tan solo 2 minutos después que su prototipo surcara los aires.

Smolinsky y Blake tomaron como base para diseñar y crear su auto volador el modelo Ford Pinto, las alas y la parte posterior del fuselaje de una avioneta Cessna Skymaster.La unión se realizó en el techo y en el maletero del automóvil. El ensamble de este híbrido costó alrededor de 2 millones de dólares (eran los años 70, esos millones hoy serían por lo menos en triple). Según sus creadores, el AVE Mizar debía alcanzar los 130 kilómetros por hora y luego levantar vuelo más de 3.650 metros.

Ya el AVE Mizar había tenido un vuelo de prueba que se podría catalogar como exitoso; aunque un fallo en la ala derecha obligó al piloto aterrizar a un campo de cultivo. Pero el día fatídico fue el 11 de de septiembre de 1973, el piloto habitual de pruebas no pudo acudir, esta vez el vuelo se realizaría en el aeropuerto del condado de Ventura (Estados Unidos). Los creadores decidieron ser ellos en probar su auto volador si saber que 2 minutos después una ala prendería fuego y el coche volador caería aparatosamente matando a sus dos tripulantes con el impacto de la caída.

Después del accidente se determinó que el auto más las alas y parte de la carrocería eran muy pesados para levantar vuelo, además de que la carrocería del Ford Pinto era muy débil y podía deformarse y bloquear las puertas. Así el proyecto del AVE Mizar se suspendió del todo y quedó truncado el sueño de los visionarios: Harry A. Smolinsky y Harold Blake. El AVE Mizar se pensaba vender al público en tan solo 15 mil dólares.

Hoy 4 décadas después el auto volador es una realidad, pero el AVE Mizar fue el principio de esta historia.

Agregar comentario