El aumento, no renovación o cancelación de un seguro automotríz, depende de parámetros establecidos y relacionados a la seguridad que la compañía ve en el beneficiario.

Muchas personas, por miedo, no se atreven a reclamarle al seguro automotriz para que no le suban el valor de la prima o éste no sea renovado, sin embargo ello no siempre es así.

El miedo paraliza en la mayoría de los casos, y a los beneficiarios de un seguro el tener una mínima posibilidad de ver aumentada la prima de su seguro automotriz, los insta a no reclamarlo o querer evitar la no renovación del mismo, sin embargo, la forma de actuar de la compañía no depende directamente de que se reclame o no su cobertura, sino más bien de tendencias mucho más marcadas y generales a la hora de contratar la prima (revísalas aquí).

¿Las aseguradoras pueden aumentar el costo de la prima por los reclamos? Sí, pero depende del porcentaje que le asignen a cada reclamo (Chargable claim) y que sobre pase los límites para el seguro que usted tiene contratado. Estos reclamos de cobro son aquellos que, según la aseguradora, corresponden a un error cometido por el beneficiario, y por ende los porcentajes de incremento de la póliza son variables para cada compañía y además no se incrementa por “reclamar”, sino más bien por una falta de pericia del conductor o aumento del riesgo por un manejo indebido.

La consecución de distintos accidentes, multas o suspensiones pueden acarrear el aumento de la prima por su seguro, la no renovación de la misma cuando llegue la fecha de vencimiento o la cancelación de la misma en el supuesto que sea suspendida su licencia por la autoridad competente. Hay que cuidarse del manejo despistado, la obtención de multas y todo cuanto nos haga ver menos fiables para la compañía aseguradora.

Para quienes piensen que por no reportar un accidente a la aseguradora le salvará de ser considerado “más riesgoso” para la misma, corre peligro en el caso de ser demandado por otra persona más tarde, ya que el seguro perfectamente se puede negar a pagar lo que corresponde por no haber sido notificado dentro del plazo estipulado en la póliza por el beneficiario. En el caso que se acoja el reclamo, la acumulación de evidencia necesaria para representarlo también se vuelve más engorrosa y por lo tanto, el proceso más complejo.

Agregar comentario