Cadillac deberá retirar 20.000 unidades del CTS y CTS-V por un defecto en el diseño de la guantera que provoca heridas a los pasajeros delanteros en caso de colisión.

La decisión es sorpresiva para los dueños de un Cadillac CTS o CTS-V, pues nadie imaginó que un defecto en el diseño de la guantera podría ocasionar heridas en las piernas de los pasajeros al producirse un accidente, por ello General Motors decidió someter a revisión 20.000 unidades con este defecto para ser modificadas.

La modificación que debe hacerse a los Cadillac afectados corresponde a la guantera, y según las estimaciones del propio fabricante hay cerca de 5.000 unidades del 2009 con este problema en circulación y unas 15.000 unidades del 2010. En la práctica, ante una colisión en el vehículo, el pasajero que va en el asiento delantero, si no utiliza el cinturón de seguridad, choca con la puerta de la guantera y corre un riesgo importante de resultar herido por este hecho más que por la propia colisión.

Sin perjuicio de que la normativa del tránsito obligue a los ocupantes de un auto a utilizar el cinturón de seguridad en todo momento, la posibilidad de sufrir un daño mayor por un defecto de diseño en el interior, obliga a General Motors a modificar todas las unidades que sean necesarias sin costo alguno para los usuarios afectados por tratarse de un defecto de fabricación y no uno que haya sido provocado por una acción voluntaria o involuntaria de los usuarios.

Agregar comentario