Las muertes en carretera descendieron notablemente respecto de una comparativa hecha hasta de los años 1950, todo ello gracias al cinturón de seguridad y menos ebrios al volante.

El nivel de muertes en carreteras de Estados Unidos bajó gracias a un mejor uso del cinturón del seguridad y menor índice de conducción en estado de ebriedad.

Las muertes en carretera bajaron en Estados Unidos según un estudio realizado por el Departamento de Transporte, quien mostró el índice más bajo contando desde el año 1950. Las causales de esta importante disminución surgen del uso del cinturón de seguridad y las notables campañas contra el manejo en estado de ebriedad, es decir, un método preventivo de accidentes fatales.

Las muertes por accidentes (colisiones) en carreteras de Estados Unidos cayeron en un 9,7% (33.808) en el 2009, esto respecto del 2008 según la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration). Los resultados son alentadores si se considera que el porcentaje de conducción por estadounidenses aumentó en un 0,2%. El estudio también muestra que cada 100 millones de millas recorridas hay 1,13 personas muertas (2009), cifra que contrasta con las 1,26 muertes de índice para el 2008.

Las estadísticas favorecen al 2009, donde las políticas de seguridad se han incrementado, el cinturón de seguridad es prácticamente una norma que forma parte en la mentalidad de los nuevos conductores y ya no hay tantos conductores ebrios, aseguró David Strickland, representante de la NHTSA.

Aunque los índices son positivos, la mala noticia está en que siguen habiendo 30.000 vidas humanas perdidas en la carretera, donde al menos en un tercio de las ocasiones está involucrado un conductor ebrio. Nunca bastaran las medidas preventivas, pues siempre se va a poder hacer algo más para que no se produzcan fatalidades, aún así es necesario que se prioricen capacitaciones de manejo defensivo y otras por el estilo que preparen al conductor para lo inesperado.

Agregar comentario