Subaru y Toyota están a punto de sacar al mercado su modelo deportivo conjunto BRZ y FR-S respectivamente, pero ¿Son tan parecidos a lo que se conoce?

Subaru BRZ 2013
Subaru BRZ 2013

Del trabajo de dos marcas se obtuvo un mismo modelo, uno que es agradable a la vista, tiene tracción trasera y básicamente es un deportivo japonés por donde se le mire. Hace 20 años los modelos con este tipo de construcción (tracción por ejemplo) eran muy conocido en Japón, sino basta con recordar al Datsun 240Z de 1970. Después de haber terminado con la inspiración británica, itálica e incluso norteamericana en la construcción de modelo, los japoneses diseñaron a su modo y surgió este estilo.

En las décadas de los 80 y 90 el punto de encuentro entre los modelos asiáticos siempre fue el desarrollo de tecnología, incluyendo en primero lugar los turbos, luego los intercoolers, más tarde llegaron las tracciones integrales, suspensión electrónica, aerodinámica ajustable y sistemas de escape variables. Las llantas y neumáticos aumentaron de tamaño también, la suspensión se volvió más dura y junto con todo ello hubo una locura por hacer deportivos ultra livianos como es el caso del Mazda Miata y el Honda S2000.

Subaru BRZ 2013

Con la llegada del Subaru BRZ y el Scion FR-S al mercado estadounidense (por unos $26,000) se retoma la senda de hacer deportivos al estilo japonés, aunque como en toda buena idea, siempre alguien se quiere llevar todo el crédito, de ahí que Toyota haya dicho en algún momento tuvo toda la idea para hacer un auto que tuviera pasión nipona, mientras que Subaru reclama haber recurrido a Toyota para encontrar financiamiento.

Lo cierto es que, mientras Subaru se encargó de desarrollar el chasis y el propulsor, Toyota estaba encargado de hacer el diseño del vehículo. Como era de esperarse la marca de agua de Subaru está en todas pates – sino basta con revisar el motor boxer 2.0L que se monta, así como también en el diseño de los escapes.

Subaru BRZ: Cambios del propulsor

Subaru BRZ 2013

Hay que tener en cuenta que no sólo el sistema de inyección que aportó Toyota distancia a este motor del clásico de Subaru, sino también el tamaño, peso, diseño de la bajada de escapes, entre otros detalles. El cárter del aceite está más arriba y el colector de admisión más abajo. Otra de las buenas noticias está en que en el diseño del motor queda espacio más que suficiente como para implementar más adelante un modelo turbinado, por lo que sólo resta esperar un poco de tiempo.

Desde una perspectiva analítica, reconocemos que ambos modelos son hermosos (BRZ y FR-S), sin embargo, también pensamos que carecen de potencia. Si bien el motor FA que se monta tiene una compresión 12.5:1 y unos RPM que rayan en las 7400 revoluciones, los 200 caballos de potencia podrían haber sido un poco más y haber permitido que el sonido que genera su aceleración sea más consistente – aunque de por sí es muy seductor. La estimación de aceleración desde la inercia hasta las 60mph es de seis segundos ¿Están contentos con ese resultado?

Agregar comentario