SsangYong renueva su modelo estelar con nuevo diseño, más tecnología y más potente

SsangYong Korando

Han pasado 3 años desde que la marca surcoreana SsangYong lanzó la cuarta generación de su coche más representativo, el SsangYong Korando; este año sorprende y lanza su quinta generación con algunas interesantes novedades en equipamiento, retoques en el diseño, incorporaciones tecnológicas y un acabado Premiun opcional.

Nuevo diseño

Si vemos el nuevo SsangYong Korando y lo comparamos con el anterior quizás a primera vista no encontramos cambios sustanciales, pero sí vemos con más minuciosidad seguro encontramos más de una “gran diferencia”. Podemos empezar con sus nuevas luces diurnas LED (delanteras y traseras), también nuevos neumáticos de 17 pulgadas.

Esta nueva versión también estrena una nueva gama de colores más deportivos, 6 tonos metalizados, los ya conocidos Space Black, Grand White y Silent Silver y se añaden tres nuevos colores: Techno Grey, Dandy Blue y Flaming Red; estos últimos son tonalidades más suaves de los ya conocidos Carbonic Grey, Cosmic Blue y Sunrise Red; el que ya no viene es el color blanco perla (Pearl White).

Más y nuevas tecnologías

Otro de los puntos fuertes de la nueva versión del SsangYong Korando es sin duda la tecnología. Esta vez cambia el navegador portátil por un equipo multimedia integrado con navegador incorporado; también cambia los sensores de aparcamiento por un nuevo y más moderno sistema de cámara de visión trasera, un inédito sensor de luces y lluvia. Además del nuevo sistema de climatizador y asientos calefactables.

6 versiones

Esta vez lanzan 6 versiones en total; una “versión premium” del 4x2 con cambio automático; otra 4x2 “Limited automático” con opción (por mil euros más) con asientos traseros calefactables; otra versión Premium con motor de 149 CV/360 Nm (5,8 l/km); otra versión Sport con motos de gasolina.

La versión más asequible del SsangYong Korandocuesta desde 18 mil euros, y están disponibles en todo el mundo desde el segundo trimestre del año.

Agregar comentario