Renueva el diseño y llega con también nueva motorización

Skoda Superb 2015

La marca checa Skoda, del Grupo Volkswagen, no se ha caracterizado por sus coches de modelos impactantes en lo que ha diseño se refiere, siempre se habían volcado a la versatilidad, comodidad y economía; pero esta vez al parecer cambiaron de enfoque y nos presentan la nueva generación (tercera) del Skoda Superb, un coche que dista mucho de sus hermanos menores, con un diseño muy llamativo, que hace suponer que se convertirá en el buque insignia de Skoda.

Motorización de gasolina y TDI diésel

El nuevo Skoda Superb llega con 8 motorizaciones distintas, 5 de gasolina y 3 TDI diésel. En gasolina van en potencia de 125 CV del 1.4 TSI a 280 CV del 2.0 TSI, todos con secuencial DSG y tracción total, (consumos de 4,8 l/100 km con ATC y el más potente llega a 7,1 l/100 km).

En lo que a motores diésel se refiere, la motorización pasan por el de 1.6 TDI de 120 CV (3,9 l/100 km); el 2.0 TDI con 150 CV (4 l/100 km) y el 2.0 TDI de 190 CV (también 4 l/100 km). Los 2 últimos son de tracción total y cambio DSG. Todos dentro de la normativa Euro 6.

Diseño que lo distingue

No cabe ninguna duda que el diseño es la parte fuerte del Skoda Superb, los cambios y mejoras con la anterior generación son bastante notorios, a pesar que sigue siendo un berlina media de 3 volúmenes. Para empezar debemos decir que es más grande, su maletero ostenta un espacio de 625 litros (30 más que la versión anterior), pero no es lo único que creció. En general el coche es 28 mm más largo, 47 mm más ancho y 6 mm más alto (con relación a la versión anterior), pero a pesar que la diferencias son pequeñas, son bastante notorias si pondriamos los 2 coches juntos.

Mantiene el portón doble de versiones anteriores, pero esta vez el capó es una sola pieza e incluye una luna. El Skoda Superb es un berlina casi familiar, sin embargo viéndolo no da la sensación de un coupé. La caída del techo ha cambiado, así como la parte frontal que lo hace ver más imponente; la parrilla es más ancha, también crecieron las luces antiniebla. Hay detalles nuevos, como los paraguas camuflados en las puertas delanteras, apertura del maletero con un toque en la parte inferior o de un botón en el panel de control.

La tecnología Volkswagen está presente, con el sistema Front Assist con City Emergency Brake, que tiene alerta de distancia a través de un radar; sistema Lane Assist y Traffic Jam Assist (para el tráfico), detector de ángulo muerto (BSD). Son algunos de los sistemas que trae esta nueva versión, que llegará a mediados de año en Europa y antes que acabe el 2015 a los demás mercados del mundo. Podemos decir que se trata de un modelo Skoda con alma de Volkswagen.

Agregar comentario