BMW piensa que con la tecnología actual podría fabricar un Serie 7 tipo M, aunque descarta hacerlo antes del 2016 por las modificaciones que hay que hacerle al sedán.

BMW 750Li 2013
BMW 750Li 2013

BMW se encuentra en un momento en que debe replantearse nuevas estrategias para conseguir superar a la competencia, aun cuando se mantiene entre los primeros lugares en la venta de vehículos de alto rendimiento. Dentro de lo que respecta a esta redefinición de los cánones clásicos del fabricante de automóviles alemán, se ha comenzado a hablar de la posibilidad de construir un BMW M7, algo que hace algunos años era considerado imposible.

Durante mucho tiempo, los ejecutivos de la marca germana descartaron absolutamente la posibilidad de contar con un modelo tipo “M” en la Serie 7, ello porque habían impedimentos técnicos suficientes como para disuadir tal iniciativa. Por este motivo es que existían ciertas alternativas como el Alpina B7, entre otros. No obstante lo anterior, los encargados de la plana mayor del BMW en Estados Unidos, Ludwin Willish y Matt Russell, se han mostrado abiertos a lo que ocurrirá con la próxima generación de la Serie 7 (la que debería llegar en tres años más).

Russell explicó que en el pasado, la filosofía M basada en un motor de bajo desplazamiento pero con muchas revoluciones, era una idea imposible para un vehículo perteneciente a la Serie 7, aunque con la tecnología moderna ese diseño es factible. Pensar en una de las series más poderosas del BMW bajo la tipología de los modelos M, sólo es posible si implementamos un motor de doble turbo V8 con sistemas de suspensión activa, y eso hoy en día puede hacerse. Para la plana mayor del BMW, potenciar a una Serie 7 no es sólo aumentar los caballos de fuerza, sino también mantener la línea del lujo y la comodidad que caracteriza a dicha serie.

Cualquier modelo M que vaya a salir al mercado, tomará al menos 5 años de trabajo, lo que en caso de ser factible para la Serie 7 añadiría tres años más, razón suficiente como para perder las esperanzas de tener una edición como la comentada antes del 2016. Por el momento hay que conformarse con el cambio de motor que se ha hecho en la Serie 7 que incorpora 445 caballos de fuerza en total. En el caso de llegar a desarrollar el proyecto anteriormente mencionado, cualquier Serie 7 sobrepasaría los 600 caballos de potencia e incrementaría una transmisión de doble embrague.

Agregar comentario