El Audi S8 2013 ha conseguido renovarse y acercarse a lo que ofrecen los competidores, BMW y Mercedes Benz, sobre todo en precios.

Audi S8 2013
Audi S8 2013

La batalla entre los fabricantes de modelos de alto rendimiento y lujo está cada vez más reñida, muestra de ello es que los conocidos de BMW y Mercedes Benz han tenido que replantearse para superar a los siempre bien ponderados desarrolladores de Audi, quienes ya con el A7 han tenido excelentes resultados, amenazando a Mercedes (número 2 en la lista) y BMW (ganadores indiscutidos).

Audi ha tenido muchos éxitos en el último tiempo, aunque una de las excepciones fue el S8, vehículo que a pesar de contar con el motor V10 del Lamborghini no consiguió arremeter como se esperaba a la competencia, así como tampoco consiguió mejorar en ediciones posteriores. El Audi S8, por los problemas evidenciados frente a la competencia, tuvo que subir su cuota de lujo, mejorar la suspensión y encontrar un balance hasta ahora inexistente ¿Habrá sido suficiente?

Imagen

Audi S8 2013, la tecnología le cambió la cara

El Audi S8, como muchos han de saber, está íntimamente ligado al A8, aunque la carrocería utiliza un cuerpo y estructura de aluminio reforzada que mantiene 44 libras, suficiente como para comenzar a reñir con el Jaguar XJ Supersport. Ahora bien, más allá de la estructura donde se arma el auto llama la atención la inclusión de un motor V8 de 4.0 litros que es capaz de ofrecer un excelente nivel de torque desde bajas revoluciones.

Gracias a dos turbocompresores de doble entrada, el V8 en cuestión entrega 520 caballos de fuerza y 481 libras de torque, disponibles desde las 1,700 a las 5,500 rpm. Si lo comparamos con el modelo anterior V10, la mejoría es realmente notable.

El motor se encuentra administrado por una transmisión de ocho velocidades automática que es capaz de ofrecer 15mpg en ciudad y 26mpg en carretera, algo que impresiona bastante si recordamos que el antiguo V10 de 5.2 litros apenas ofrecía 13mpg en ciudad y 19mpg en carretera. El cambio en el consumo de combustible se debe a un desplazamiento más bajo en el propulsor y la utilización de menos cilindros, aunque encontramos también otros elementos que entran en juego como lo son la desactivación de cilindros que transforma a este motor a ratos en un V4.

Imagen

La tecnología llamada “Cilindros bajo Demanda” encuentra una configuración apropiada para evitar se produzcan los problemas comunes de NVH (ruido, vibración y dureza por sus siglas en inglés), las que evidentemente restan puntos a un sedán de este tipo. La cancelación de ruido activa y soportes de motor especiales permiten que se silencie el movimiento del motor cuando se le exige mediante la transmisión de vibraciones opuestas.

Otra de las tecnologías que nos llaman la atención de este Audi S8 2013 es la conocida como “Drive Select”, sistema que permite configurar el nivel de respuesta que tendrá el vehículo cuando se presione el acelerador, así como también el funcionamiento de la dirección y cambios. Este mismo sistema controla la suspensión neumática y amortiguadores.

Como era de esperarse en este Audi S8 2013, el sistema Quattro de tracción integral está en cada uno de los modelos ofrecidos por los alemanes con una distribución 40:60 (delantera/trasera), este sistema trabaja en conjunto con uno de torque vectorial que ayuda a disminuir el subviraje o sobreviraje.

Imagen

Este modelo es capaz de acelerar desde la inercia hasta las 60mph en 3.9 segundos, lo que le convierte en uno de los sedán más rápidos que se puede obtener en el mercado actual.

Cambios visuales del Audi S8 2013

Audi ha querido mantener discreto el nivel estético de su S8 2013 y por ello integró una parrilla corporativa cromada, un aspecto interior deportivo, faldones laterales modificados y tapas de aluminio para los espejos. En la parte trasera nos encontramos con cuatro salidas de escape y un difusor muy bien conseguido.

En el interior también hay muy buenos detalles de elegancia y deportividad como son a inclusión de fibra de carbono o madera, aunque este último es opcional. Nos gusta el que se integren butacas que admiten un nivel de personalización de hasta 22 formas para hallar la posición perfecta en la conducción.

Imagen

Considerar que el Audi S8 2013 del que hablamos es barato sería mentir, aunque si le comparamos con vehículos de características similares, sin duda que lo es. Un S8 2013 cuesta $110,000 aproximadamente, pero un Alpina B7 (BMW) se vende por $20,000 más, mientras que el Mercedes Benz S63 AMG cuesta $30,000 extras.

Agregar comentario