Berlina con blindaje, fabricado por la factoría de Neckarsulm y una empresa de seguridad que mantienen en reserva

Audi A8 L Security

Los modelos de “alta seguridad” tienen cada vez más demanda y es por eso varias compañías ya tienen modelos blindados, pero esta vez les presentamos el “coche más seguro de la historia”, el Audi A8 L Security, recientemente presentado con bastante expectativa en el último Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, Alemania.

Más seguro imposible

El nuevo Audi A8 L Security está por encima de la categoría VR 9 de protección balística, estándar más alto de coches blindados civiles, es decir que no hay otro automóvil civil más seguro que este, de ahí el pomposo título de “coche más seguro de la historia”.

Se trata de un auto fabricado con materiales altamente resistentes como aleaciones de aluminio y aceros, tejidos de aramida y demás materiales de blindaje. Todos de última generación para brindar mayor protección en menos peso. El acristalamiento también presenta bastantes mejoras en comparación a coches similares y la categoría anterior VR 8. Cabe resaltar que este coche está preparado además de recibir balas, a resistir explosiones según la normativa ERV 2010.

Pero el blindaje y seguridad no es sólo un tema externo en el Audi A8 L Security. También cuenta con un módulo blindado de comunicaciones, ubicado en el compartimento de equipajes; este sistema sirve para comunicación externa y cuenta con un moderno sistema de desbloqueo selectivo de puertas. Además de un sistema de aire fresco de emergencia y otro para extinción de incendios.

Motorización variada

El Audi A8 L Security cuenta con más de una motorización. Podemos empezar con el motor TFSI V8 de 4 litros, con una potencia de 435 CV y 600 Nm de par máximo de rendimiento; y un segundo motor de W12 FSI atmosférico, con una potencia de 500 CV y 625 Nm de par máximo de rendimiento.

Entre otros detalles técnicos dignos de resaltar, debemos decir que el Audi A8 L Security tiene una sistema de tracción a las cuatro ruedas; logra una velocidad limitada electrónicamente de 210 km/h.

Del precio no se sabe mucho, suponemos que se trata de un coche costoso debido a su alta tecnología de seguridad. Si James Bond existiera en la vida real, este sería su coche sin duda alguna.

Agregar comentario