HPP Charger Daytona

Todos los años tiene lugar en Las Vegas la llamada convención de especialistas en equipamiento de coches SEMA, por lo que las revelaciones más grandes del mercado se reúnen allí para mostrarle al mundo entero todos los avances y primicias que se han logrado en este campo. En este año 2009, una de las más interesantes son por ejemplo la de encontrarnos con un modelo llamado como HPP Charger Daytona, que no es otra cosa más que la recreación del mítico Charger que corría en el Daytona 500 y el Nascar cerca de los años 60, lo que precisamente llena de gozo a los fanáticos.

Aun cuando el modelo abiertamente es atractivo y posee el típico corte de carrocería de los años 1960, muchos no quedaron muy convencidos con el apartado estético, pues señalaron que su fisonomía era más similar a la de un modelo Plymouth Superbird que a un Charger Daytona, por ello quisimos averiguarlos y lo cierto es que no tuvimos mucha suerte, pues ambos modelos se parecen bastante y tienen pequeños detalles que los posicionan como distintos, pero grosso modo se ven realmente parecidos.

El apartado estético del modelo es bastante llamativo, un coche larguísimo, con un motor HEMI de ocho cilindros y una cantidad ingente de caballos. Eso es lo que caracteriza al modelo original, aunque, paradójicamente, los chicos de HPP lo han realizado con un Challenger y no con un Charger, lo que no deja de ser significativo para quienes siguen la saga completa de hazañas históricas de cada uno de los modelos acá involucrados. Tentativamente hablando, el alerón inmenso que se incorpora en su parte posterior y la punta delantera con la que amenaza con cortar el viento ante la exigencia del piloto, son de los elementos más exóticos y queridos por los fans del Charger Daytona, por esta razón se decidió mostrar y quizás hasta se comercialice un modelo con esta configuración, aunque sólo como colección.

Para quienes no lo recuerden, habrá que decir que el Charger Daytona no es otra cosa más que una versión especial del modelo estándar de la misma marca, el cual posee un apellido que proviene directamente de Daytona Beach en Florida, Estados Unidos, donde precisamente se realizaba el Daytona 500 y el Nascar en que iba a participar el coche al ser creado.

Del Charger a la fecha existen dos generaciones a la cuenta, la primera de ellas llega precisamente en 1969 y luego la segunda aparece en el 2006, aunque con cambios radicales que convierten a la nueva versión en una deseable por todos, ello principalmente por poseer un motor nuevamente inspirado por HEMI, con ocho cilindros, 5.7 litros y una buena dosis de caballos de potencia, los que ciertamente permiten cambiarle la cara al vehículo de manera espectacular con el paso de los años. Así como la ha hecho desde sus inicios, también se puede encontrar un modelo actual conocido como Dodge Charger R/T, el cual precisamente tiene ciertas características técnicas retocadas, lo que ofrece una performance que no es única en el mundo, pero que sigue gozando de un sonido y potencia diferenciables del resto y fieles a sus historia.

Agregar comentario