Siete grandes fabricantes de automóviles de Japón están comenzando a detener sus producciones a lo largo del país debido a las interrupciones de suministros, la escasez de energía y las dificultades para exportar sus coches tras el terremoto y el tsunami que azotaron Japón.

Toyota Motor Corp. suspendió la fabricación de vehículos y extendió el cierre hasta el miércoles. A causa de esta decisión, la empresa perderá la producción de alrededor de 40.000 vehículos.

La determinación de parar la producción, también se debe al hecho de que muchos trabajadores necesitan tiempo para poder reunirse con sus familias. Cerca de 10.000 personas han fallecido y la suma de desaparecidos es también muy alta.

La producción de coches en EE.UU. también podría verse afectada si las plantas de Japón no pudieran fabricar y enviar las piezas.

Por su parte, Mitsubishi Motors Corp. también detuvo la producción hasta el día martes, así como Honda, Nissan, Mazda, Subaru y Suzuki, declararon que pararán inicialmente el lunes y extenderán la medida en la semana.

Todas las plantas de Honda Motor Co. se mantendrán fuera de línea a través hasta el domingo 20 de marzo. Se calcula que perderán la producción de cerca de 16.600 unidades, de las cuales, cerca de 2.500 iban a ser enviadas a Estados Unidos.

El portavoz de Honda declaró al respecto: "No podemos completar un coche, incluso si una o dos partes faltan. Así que es mejor que dejemos la producción por completo".

Por su parte, Kohei Takahashi, analista automotriz de JP Morgan Securities en Tokio, declaró: "Teniendo en cuenta las 20.000 o 30.000 piezas que participan en la fabricación de un automóvil, y la dificultad de conseguir incluso materias básicas, no prevemos un retorno a los horarios normales de producción en el corto plazo".

Agregar comentario