El Chevrolet Corvette Grand Sport Convertible pasó a ser una leyenda dentro de otra leyenda gracias a la combinación de lo mejor del LS3 y el Z06

Chevrolet Corvette Grand Sport Convertible
Chevrolet Corvette Grand Sport Convertible - Una leyenda americana

Pasados 47 años, el Corvette Grand Sport resucita en su sexta derivado del modelo 2010. Disponible en su versión convertible o coupe, representa la evolución de la bestia en dirección positiva, por lo menos hasta que el C7 sea lanzado a la pista.

¿Qué es el Corvette Grand Sport?

Se trata de un auto híbrido en su funcionamiento, no necesariamente por poseer un motor eléctrico, sino por combinar la potencia de un LS3, aunque con la suspensión y carrocería de un hermoso y agresivo Z06. Algunos de los detalles que marcan la diferencia con el resto de modelos, puede ser el que posea llantas de la versión Grand Sport hechas en aleación, entre otras cosas.

¿Cuál es el mercado con el que se enfrenta?

Chevrolet lanza el Gran Sport para competir con grandes marcas, por ello GM dice que el Corvette se enfrenta a vehículos legendarios como el Porsche 911 y el Cayman, BMW Z4 y el BMW Serie 6, así como también al hermoso y distinguido Aston Martin Vantage. Aún cuando las comparaciones resultan siempre útiles, en este caso nadie piensa que el usuario que desee un Chevrolet Corvette Grand Sport perderá tiempo en compararlo con otros modelos.

¿Qué se puede esperar de la versión Grand Sport?

Las maravillas que esconde este auto súper deportivo van orientadas a la obtención de performance, por ejemplo ofrece una aceleración de 0-100 Km/h en escasos 4 segundos. El Corvette Grand Sport está equipado con un paquete de rendimiento Z52, el cual posee un depósito de aceite en la parte trasera –en los modelos coupe y roadster de transmisión manual- que contribuye a la mejor lubricación del motor cuando éste es exigido, así como también entrega un sistema de suspensión activa.

¿Cómo se ve?

La apariencia del modelo es uno de los factores cruciales en este deportivo, y ello se evidencia de su clara evolución respecto del C6, resultando así un Corvette Grand Sport confiable y con detalles de deportividad clásicos, como los que se aprecian en el Z06. Tomas de aire laterales para enfriar los frenos, parte delantera aerodinámica con entrada de aire frontal más un alerón trasero marcan la pauta de lo que Chevrolet quiere.
La utilización de piezas de fibra de carbón, no sólo ayuda a aligerar el peso del vehículo, sino también contribuyen al recambio fácil y rápido de las mismas en caso de haber algún defecto o problema con ellas.

Los grados de brillo de la pintura son otro punto a favor, aunque la parte más destacada son los costados del Grand Sport. En caso de que los clientes así lo requieran, se contempla la alternativa de incorporar la marca comercial del auto en el parachoques, como debiera ser de fábrica.

¿Cómo es el interior?

Asientos deportivos y ajustables, utilización de cuero en dos tonos en todo el interior, incluida la consola y el volante, son algunos de los detalles que marcan la diferencia. El paquete de equipamiento Premium 4LT, tiene un costo de $9,700, pero aparte de incorporar los detalles ya comentados, también ofrece la posibilidad de ajustar la posición de las butacas a una determinada pulsando un botón, detalles del símbolo de la marca bordado en los asientos, reposa cabezas en las butacas, entre otros detalles más.

Tecnológicamente hablando el modelo no le envidia nada a ningún otro, posee el sistema HUD (Heads Up Display) que informa de todos los datos necesarios sobre la pista, tiene lectura de fuerza “G” y una pantalla de LCD de seis pulgadas con datos de navegación, conexiones Bluetooth disponibles, etc. Como nota adicional encontramos en la consola un botón que sirve para activar la calefacción en los asientos, detalle interesante para cuando el frío juega una mala pasada.

¿Por qué comprar un Chevrolet Corvette Grand Sport?

Para quienes buscan lujo y placer de conducción, seguro no es una opción de las mejores, pero si lo que importa es comodidad a la hora de manejar un auto súper deportivo de alta performance, pues claramente es una opción seria, ya que lo importante está bajo el capó.

Al combinar lo mejor del LS3 y el Z06, el Grand Sport constituye un paquete muy versátil. Con la adquisición de un Corvette uno obtiene sólo una elección de motor, y se trata uno muy bueno.

El propulsor V8 de 6.2 litros, está acoplado con el sistema de transmisión manual de seis velocidades Tremec 6060 o bien con el sistema de transmisión automática de seis velocidades de GM. La potencia llega a los 430 caballos de fuerza y 424 lb-ft de torque. Con el sistema de escape dual con el cual cuenta, se obtiene como resultado una unidad de 436 caballos de potencia y 428 lb-ft.

La base del vehículo está compuesta por una marco de acero hidroformado con aleación, el que ofrece una plataforma bien formada para todos los otros detalles que conforman al auto. El sistema de frenos es impulsado directamente por el Z06 e incluye seis pistones delanteros y pinzas traseras con discos ventilados. La suspensión es una combinación de muelles transversales de hojas compuestas y amortiguadores ajustables delanteros, y traseros perforados. Cuenta también con un sistema de control de tracción y un sistema de manejo activo que permiten al conductor mantenerse ajeno a posibles problemas.

Mantener bajo control un deportivo de este tipo, es difícil, muestra de ello es que en las pruebas de conducción que se le han hecho hay una clara tendencia a rotar y comenzar a soltarse en la parte posterior. Si no hubiera un paquete de dirección asistida, sin duda no podría manejarse más que por expertos. Un buen sistema de frenos ABS y barras estabilizadoras, contribuyen a la estabilidad del vehículo, aún cuando se le exige a un deportivo de 3.289 libras.

En las calles, dependiendo del peso y la aceleración que uno haga, la transmisión Tremec permitirá al conductor experimentar las marchas en forma secuencial, por lo que hay que tener en cuenta el rendimiento de combustible y acostumbrarse a pasar un cambio de primera a cuarta. Este es uno de los trucos utilizados para obtener 26 millas por galón (mpg) al conducir un Corvette, de lo contrario el estanque duraría bastante menos.

Razones para comprar un Corvette Grand Sport

Querer conducir un excelente súper deportivo, aunque sin desembolsar una cantidad de dinero estratosférica como para tener un Corvette ZR1 o Z06.

Razones para no comprar un Corvette Grand Sport

Los 436 caballos de fuerza y los 428 lb-ft de torque no son suficiente para satisfacer la necesidad de velocidad de muchos fanáticos, aunque en la realidad sí es una cantidad más que intimidante para cualquiera.

Conclusión

El Chevrolet Corvette Grand Sport es uno de los mejores autos deportivos que puede manejarse hasta el momento. La potencia de un C6 y la suspensión del Z06 en un solo carro, hacen de este exponente norteamericano uno de los mejores del mercado.
Lo malo del Corvette y su producción actual, es que sigue sin actualizar algunas cosas que a las nuevas generaciones les llaman mucho la atención, por ello difícilmente podríamos pensar en que alguien que utilizo un Nissan GT-R puede optar por comprar un Corvette Grand Sport, por ejemplo. La última de las preguntas entonces es ¿Qué hace Chevrolet por mejorar el producto? La respuesta no es alentadora, ya que el motor del Gran Sport es extraordinario, pero la actualización del producto conforme la nueva competencia, muy pobre realmente.

El Chevrolet Corvette Grand Sport 2010 se comercializa a un precio base de $58,580, aunque normalmente el que se adquiere tiene un costo de $74.465.

Los paquetes alternativos a los que se puede optar son:

  • Paquete 4LT: $9.700
  • Llantas de aleación cromadas: $1.,995
  • Navegación: $1.750
  • Sistema de escape de modo dual: $1.195
  • Cubre pedales: $250
  • Destino: $950

Agregar comentario