Changfeng Acumen 2009

Hay que reconocer que, los fabricantes de carros chinos cada vez tienen una mayor preponderancia en el mercado automotriz mundial, y eso lo han ganado principalmente por dos razones:

  1. Poseen una capacidad de producción de carros de estándar aceptable, con apego a las normativas de construcción internacionales, razón por la cual la entrada y comercialización de sus coches, en distintos países del mundo, no encuentra resistencia alguna
  2. La facilidad con que los fabricantes de carros chinos, copian otras marcas y modelos de altísimo valor comercial, los que ofrecidos a un valor mucho menor que el carro original, consiguen gran aceptación en el mercado

Muy pocas personas podrían imaginar que el hermoso Volvo S40, ahora tendría una alternativa idéntica de origen chino, la que muy lejos de cumplir con todas las normativas de seguridad de los suecos, encuentra seguidores por ser una réplica bastante parecida a la original, dirigida por los responsables de Changfeng, quienes la denominaron como "Acumen".

Sin perjuicio de no encontrar pistas del automóvil en el nombre, tan sólo de mirar el modelo, parece que se estuviera frente al original de origen sueco, razón por la que cabe preguntar si realmente es válido el apropiarse del prestigio e historia de algún fabricante, bajo la excusa de convertir a un coche caro, en uno accesible a más personas.

Difícilmente podríamos resolver la controversia que se genera a partir de las copias de carros, sin embargo sirve el pensar que la propia libertad del mercado permite estas licencias, y así se hace factible que muchas personas puedan acceder a un determinado modelo que, originalmente, se encuentra completamente alejado de la realidad de la mayoría de la audiencia, por ese único motivo, la propuesta encuentra a lo menos una respuesta práctica.

No obstante, parece preocupante el encontrarnos con atrayentes modelos que son, abiertamente, una réplica exterior de otro más elegante, seguro y con más historia, donde además la implementación de tecnología de punta marca la diferencia con el resto del segmento en el que se desenvuelve, pues sin duda los responsables de Volvo tienen en su modelo S40 una inversión mucho mayor que el reconocido Acumen de Changfeng.

En lo relativo al apartado técnico del Changfeng Acumen, se entregan propulsores de 1.6 litros y 100HP, asimismo existe un motor de 1.8 litros y 125 HP y finalmente uno de 2.0 litros capaz de producir 145 HP como máximo, por lo que se concluye, la primera diferencia con el carro original, está en el apartado mecánico, pues la versión china no tienen comparación con los propulsores utilizados en el Volvo S40 original, aún así, luce interesante el poseer una réplica de un carro famoso, a pesar de presentar expectativas mecánicas menores, pues la imagen importa bastante.

De esta forma es posible concluir que, compramos muchas veces por el aspecto exterior que tiene un carro y no necesariamente por la mecánica involucrada en él, cuestión que nos hace dar cuenta de la gran cantidad de compradores viscerales, quienes no necesitan grandes mecánicas, pero aún así prefieren estándares altos en performance, seguridad y tecnología.

Agregar comentario