Audi R8 Spyder
Audi R8 Spyder
cubiccapacity.com

Un modelo deportivo a nadie le sienta mal, menos aún cuando este está desarrollado por los expertos fabricantes alemanes de Audi. Así nos encontramos con la versión descapotable del conocido por todos Audi R8, modelo que en esta oportunidad impresiona no sólo por sus curvas, sino también por la aerodinámica tan bien planeada para con un techo removible automáticamente, lo que no impide que, efectivamente, el modelo ostente unos 525 caballos de potencia y tenga una velocidad final de ensueño.

Esta nueva versión del R8 fue exhibida en el Salón de los Ángeles y el auge colectivo que despertó en su momento fue interesante, más aún cuando consideramos que se trata de un modelo de gama alta que posee un precio elevado y cuyo segmento objetivo está muy lejos de ser del común de los mortales que se paran a admirar estos vehículos exóticos cada vez que pueden hacerlo.

Originalmente el coche en carrocería convencional fue lanzado al mundo en el año 2007, sin embargo, producto de la buena mecánica y prestaciones que lo caracterizan, se volvió casi indispensable el prepararle en otras configuraciones, precisamente como la que tenemos oportunidad de mencionar.

Vale la pena reconocer el segmento en el que se aboca este modelo para entender qué características tiene, así muchos se sorprenderán de saber que se enfrenta sin miedo a los Ferrari F430, Lamborghini Gallardo e inclusive a los Porsche 911 Turbo, por lo que no es precisamente un modelo que se haya hecho pensado en la conducción diaria y sin exigencias. Cualquiera podría definir al R8 como un purasangre alemán, característico de curvas pronunciadas y con una aerodinámica fuera de serie, precisamente la que serviría de base para los modelos que sacarían al mercado posteriormente.

Objetivamente hablando, el diseño del Audi R8 es simplemente soberbio, por esta razón hay que felicitar a los fabricantes por atreverse a implementar en su gama de vehículos uno de motor con ubicación central, pues nunca antes se vio aquello. La idea de posicionar el motor en esa ubicación no es producto del azar, sino que se debe a la distribución perfecta del peso que se consigue, motivo suficiente como para que los de Audi se atrevieran a hacerlo en el deportivo que presenta una distribución de los pesos de un 44% adelante y un 56% en la parte posterior.

En la mecánica ofrece un motor de ocho cilindros y 4.2 litros, lo cual lo posiciona entre los “colosos” del segmento. La potencia máxima del propulsor que fue utilizado por Audi originalmente llegaba a los 420 caballos de potencia, no obstante ello ahora nos encontramos con esta versión descapotable que desarrolla unos 525 sin ningún problema. El par motor en la configuración original del modelo llegaba a los 430Nm, los que se obtenían entre las 3.500 y las 7.600 rpm en la media de 385Nm.

La aceleración de este modelo es simplemente vertiginosa, desarrolla los 100 kilómetros por hora en 4,6 segundos aproximadamente, lo que hace de él un modelo bastante especial, más si es alemán y tiene la carrocería que se aprecia. La velocidad máxima que alcanza es de 301 kilómetros por hora, sin embargo con las últimas modificaciones hechas en el coche, es factible observar un aumento considerable en este apartado. Otro motor que es empleado por Audi es el de 10 cilindros y 525 caballos de potencia, el cual posee un par motor de 530Nm y acelera hasta los 100 kilómetros por hora en 3,9 segundos, con una velocidad máxima de 316 kilómetros por hora.

Agregar comentario