Aston Martin LMV-R Elite

No cabe duda que uno de los modelos más hermosos de los fabricantes ingleses de coches deportivos y de corte ejecutivo, es el Vantage, vehículo que ciertamente posee una cadencia de carrocería que no puede encontrarse en otros modelos, y es por esta razón que se vuelve tan extrañamente adictivo el observarle y admirarle. En esta oportunidad “Elite”, el mismo preparador de coches italianos como los Ferrari y Lamborghini, toca a al Vantage y lo transforma en un fuera de serie que pasa de ser hermosos a ser letal.

Pocas son las palabras que pueden encontrarse a la hora de definir todo lo que se encuentra en la versión modificada del coche de Aston Martin, pues el Vantage deja su nombre tradicional para ahora llamarse LMV-R, siglas que significan “Le Mans Vintage Racer”, haciendo alusión a la competencia que tanta angustia provoca en algunos cuando ven superado a su equipo preferido. De esta forma, la nueva versión de Aston Martin LMV-R, se caracteriza principalmente por un peso muy aligerado, lo que permite contar con una mejor relación de peso-potencia y además da una cara aún más atractiva al bello Vantage.

Ciertamente que “Elite” tiene experiencia en la realización de preparaciones de coches de alto rendimiento, para muestra de ello bastará solo con revisar la performance de modelos como el Ferrari F430 Scuderia o el Lamborghini Gallardo Superleggera, quienes no son otra cosa más que vehículos de alta competición vestidos de coches de calle, aunque basta una pequeña excusa como para sacarle partido y demostrar que no se puede jugar con un coche de estas características. Así, tal y como decíamos anteriormente, el nuevo modelo LMV-R, se caracteriza por la disminución del peso, lo que se debe principalmente al uso de fibra de carbono en el interior, exterior y en partes del motor, consiguiendo así una performance digna de ser temida hasta por los más exquisitos competidores.

La mala noticia en este caso viene dada principalmente por el hecho de ser un modelo que será construido de forma poco convencional, por lo que las unidades a comercializar serán sumamente escasas, apenas 20 en todo el mundo, razón suficiente como para pedir por el modelo una buena cantidad de dólares, ya que no será otra cosa más que un modelo de colección con una extraordinaria capacidad para devorar pistas de asfalto.

Algunos de los cambios en el LMV-R son por ejemplo la inclusión de llantas de 20” color mate, un nuevo body kit más deportivo que el original con fibra de carbono, una altura menor que el tradicional gracias al uso de una suspensión especialmente acondicionada para el modelo y unos frenos que son simplemente espectaculares, lo suficiente como para manejar el excesivo performance con que cuenta el modelo al cual hacemos alusión en el presente artículo. Se estima que el valor referencial del coche llegará a los 173,000 dólares aproximadamente, lo que lejos está de ser un exponente como el Aston Martin One-77, pero que de igual forma se posiciona como de los “caros” del mercado de super deportivos.

Agregar comentario