(NU) Mucha gente subestima la seguridad que proporcionan los faros, tanto para ver el camino, los peatones u otros obstáculos potenciales.
Sólo el 25% de los conductores conduce por carreteras de noche. A pesar de eso, los accidentes nocturnos equivalen al 50% del total de los accidentes automovilísticos. Los faros de xenón, también conocidos como faros de descarga de alta densidad o HID, ofrecen dos o tres veces más luz que los faros de halógeno y extienden la visibilidad de conducción para las personas que viajan en automóvil.

Los faros de xenón crean haces de luz más amplios, los cuales se encienden de forma más uniforme, permitiendo a los conductores ver más en la carretera, y son prácticamente inmunes a choques y vibraciones.
Estos focos también ayudan a que los conductores se sientan cómodos. La luz emitida es muy parecida a la luz natural de sol, reduciendo la vista cansada. De hecho, los conductores de más edad, que necesitan más luz que la gente joven, son los que más se benefician de los faros de xenón.

Pero la mayoría de los conductores están comprando estos faros por otras razones que la seguridad personal; los faros de xenón también ayudan a reducir el consumo de energía.

"Los beneficios del xenón van más allá de sus habilidades de proporcionar una conducción nocturna bastante segura", dice Jeremy Denton, el director ejecutivo de Motor Vehicle Lighting Counsel (MVLC). "El xenón reduce el impacto al medio ambiente por ser una fuente de luz energéticamente eficaz".

Las luces usan menos energía que los focos de halógeno, dejando más energía para otras funciones del coche. Explica Denton: "El xenón ofrece 90 lúmenes por vatio, comparado a los 22 lúmenes por vatio del halógeno, ofreciendo más luz por menos energía."

Un lumen es la unidad de flujo luminoso del Sistema Internacional de Unidades, una medida de la potencia de luz percibida. Los vatios ahorrados por el incremento de lúmenes también equivalen a menor consumo de combustible, significando ligeramente un menor coste de combustible para los consumidores.

Las luces de xenón son también más duraderas, ofreciendo más de 3.000 horas en una aplicación automotriz, comparadas a las 1.000 horas del halógeno.
Los pequeños cambios pueden hacer grandes diferencias. Si los conductores compran coches con faros de xenón, posiblemente mejorarán su propia seguridad y la eficiencia de energía.

Agregar comentario