Nueva cinta del agente 007 nos revela su exquisito gusto por lo autos de lujo y nos presenta el exclusivo Aston Martin DB10 y un versátil Fiat 500

Aston Martin DB10
Aston Martin DB10

Esta semana se estrena mundialmente la última entrega de las cintas del mítico agente 007, “James Bond: Spectre”, otra vez protagonizada por el actor inglés Daniel Craig, y que ya es una tradición en las películas de Bond veremos más de un coche espectacular, quizás con algún artilugio tecnológico propio de la ficción.

Aston Martin DB10, el coche oficial de Bond

Como en todas películas de Bond, no hay un solo coche en escena, ni el agente es exclusivo de un modelo, pero siempre hay un coche que es el protagonista, vaya... el coche oficial de Bond. En James Bond: Spectre el automóvil que se lleva toda la atención o la mayoría es el Aston Martin DB10, un exclusivo y lujoso coche que sin duda es la envidia de los amantes de los autos de lujo.

El Aston Martin DB10 es un “concept car”, es decir que un auto de concepto que se ha creado exclusivamente para la película, así que James Bond tiene uno de las únicas 10 unidades fabricadas , al menos por ahora. Este coche lleva la firma de nada menos que Marek Reichman director creativo de la marca inglesa Aston Martin y del director de la película Sam Mendes, quienes juntos diseñaron este hermoso bólido. Lo puedes comentar a través del foro especializado ZonaTuning.com.

El Aston Martin DB10 está creado con la plataforma del V8 Vantage, como era de suponer es bastante veloz, logra una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos, que sale de su motor Mercedes-AMG. A pesar que ya es casi una costumbre esta vez el coche de Bond no es descapotable, pero en un detalle que se olvida rápido al ver este bólido.

Imagen

Fiat 500 última generación, también es parte de James Bond

Como es de costumbre en las cintas de Bond tiene que haber persecuciones en calles intrincadas y recovecos, y qué mejor que un escurridizo Fiat 500 última generación, un coche que es un modelo nuevo pero guarda el “retro” del clásico Fiat 500, ideal para las estrechas calles de Roma, ciudad que también es parte de las locaciones de la película. También aparece en la cinta un bello Jaguar C-X75, conducido por lo villanos de la cinta, sin duda un coche para ser tomado en cuenta, aunque si no es conducido por el agente 007, no es un coche Bond.

Agregar comentario