BMW pretende extender el uso de fibra de carbón en todas sus series, de manera tal que pueda hacer sus modelos más económicos, veloces y menos contaminantes.

BMW ya ha anunciado que va a construir una versión especial de su modelo de fibra de carbón, el que recibirá el nombre de Megacity, y tendrá la ventaja de ser un auto eléctrico, sin embargo, la nueva noticia es que no sólo se limitaran a hacer un vehículo de estar características, sino que incluirán las partes de fibra de carbón para toda la línea que tienen disponible.

Mientras el auto se mostraba en el Beijing Auto Show, los ejecutivos de la marca alemana señalaban que serán los primeros fabricantes de vehículos que comercializarán a gran escala autos con piezas de fibra de carbón. La nueva planta que se construirá en Lake Moses, Washington, con un costo de $100 millones, tendrá por misión el fabricar la fibra de carbón que se usará en el modelo eléctrico BMW Megacity. La idea de colocar la planta en ese lugar de los Estados Unidos es dada por la cercanía que tiene con la hidroeléctrica allí ubicada.

La intención de BMW de utilizar la fibra de carbón en todos sus modelos va impulsada por el deseo de disminuir el peso de muchos de ellos, así como también las emisiones contaminantes y el uso del combustible, por lo que no sólo el Megacity y la poderosa Serie M gozarán de este privilegio. La idea original, según Ian Robertson, es producir la fibra de carbón en los Estados Unidos y enviarla de vuelta a Alemania, para que así sea moldeada en la fábrica.

Las ventajas de usar la fibra de carbón en los modelos se deja ver de inmediato, y es que a pesar de ser un poco más caro de lo esperado, entrega un aumento del rendimiento sustancial, disminuyendo un 30% el peso del vehículo, y por la misma razón se necesitan menos baterías para conseguir el objetivo deseado. Disminuyendo el peso, BMW podrá cumplir de mejor forma los estándares de emisiones contaminantes.

Agregar comentario